Despuès de un tiempo uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañìa uno significa seguridad. Y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas.

Verónica Shoffstall

Ella lo extrañaba de tal manera que le parecía imposible expresarlo con palabras; aunque caminaran agarrados de la mano, aunque estuvieran a dos centímetros de distancia, ella lo extrañaba, porque él ya no era él, porque estaba sin estar, porque la amaba sin amar. Y ella aferrada a una imagen del pasado y con la certeza de que viviría toda su vida al lado de una cáscara vacía, sólo le quedaba extrañarlo.

De mi autoría.